La saga Souls

Hablar de la saga Souls de From Software no tendría sentido sin mencionar al que comenzó todo: Demon’s Souls. From Software se hacía un camino en el mundo de los videojuegos, pero fue este juego de rol quien le abrió el podio. Con un inicio complicado y poco llamativo, Demon’s Souls fue convirtiéndose en un Parteaguas del genero rol medieval. A continuación te llevaremos como la saga Souls de From Software se convirtió en lo que es hoy.

Quinatesencia: Gratis en Steam

Prologo necesario

Este videojuego ha atravesado un sinnúmero de obstáculos sin lugar a dudas. Ha pasado del fracaso comercial a la semilla originaria de todo un género de rol moderno. Desde el fracaso anunciado antes de salir, la poca cantidad de ventas y la competencia del momento. Todo estaba en su en contra. Iremos detallando progresivamente su desarrollo. Como toda buena obra de arte: esta debe ser revolucionaria ante algo estático.

Juegos de la saga Souls

La competencia y el desarrollo de un género nuevo: rol de mundo abierto

Los videojuegos de mundo abierto datan desde el año 1984. La primera aparición de un videojuego de mundo abierto se generó con Elite (1984). Este nos presentó un mundo abierto conectado y expansivo, con dotes de acción y exploración. Dispuestos a hacer fortunas, cazábamos piratas alrededor de todo el espacio sideral.

El desarrollo de los clásicos de rol de mundo abierto

Por allá en el año 1994, una pequeña compañía llamada Bethesda Softworks creaba un videojuego simple. Un videojuego que buscaba desarrolla el concepto de exploración de mazmorras visto en Wizardy 7. Su resultado: The Elder Scrolls Arena. Un juego de combate en primera persona en coliseos con gladiadores, en múltiples localizaciones y demás. Este sería el inicio de una saga importante: principal rival de lo que más adelante sería Demon’s Souls.

La potencia y la creatividad de la competencia

Para la primera década del año 2000 Microsoft mostraría su consola más poderosa: la Xbox y la Xbox 360. Uno de sus éxitos exclusivos (The Elder Scroll Morrowind y The Elder Scroll Oblivion) ponía en jaque a Sony frente a las ventas. Ante esto, la empresa japonesa decide en el 2005 iniciar el desarrollo de un nuevo videojuego que copiara a estos mencionados.

Un desarrollado buscando una hoguera donde forjar su camino

En el 2004, un empleado de Oracle deja la compañía para seguir su sueño: crear videojuegos. Con 29 años, Hidetaka Miyazaki inicia su camino como desarrollador de videojuegos. Con el tiempo llegaría a los centros operativos de From Software, un pequeño estudio japonés de videojuegos. Para ese momento sería contratado como planeador de escenarios ante el juego Armored Core: Lost Raven para PS2.

Hidetaka: el arquitecto que Sony buscaba

Sony, ante la bofetada que le había dado los juegos de The Elder Scroll, busca colaboraciones con estudios originales. Para este punto, y luego del éxito de Armored Core, From Software estaba desarrollando un videojuego de rol medieval. Hidetaka vio la oportunidad de incluirse a este proyecto, donde según corría el rumor, sería un fracaso. Como una crónica de una muerte anunciada, Miyazaki aprovechó este escenario para innovar y volcar toda su creatividad.

El cambio de ruta: no copiaremos Oblivion

La propuesta de Sony era sencilla: copiar a The Elder Scroll para tener ventas. Miyazaki, en cambio, decidió tomar otra ruta más atrevida. El joven director cambió elementos de perspectiva (3era persona), combate y mecánicas para hacerlo algo único. Su intención era crear un puente entre la experiencia de los juegos de antaño con la tecnología del momento. Así fue iniciando lo que hoy sería la saga Souls de From Software.

La saga Souls

La (no tan) antigua generación de videojuegos

Los videojuegos de la época habían tenido algunos cambios sustanciales en relación a los anteriores a Oblivion. Las interfaces, dificultad y la sensación de logro era algo que se descartaba por unos mejores gráficos o mecánicas originales. Miyazaki encontraba el sentido de exploración, estrategia, planeación y sobe todo: la sensación de logro. Este minimalismo se encontraba en juegos como ICO o Shadows of The Colossus.

La sensación de euforia ante un reto completado

Atravesar aquél acto complicado o completar un nivel era algo que venía desapareciendo en la industria de los videojuegos. Con el desarrollo de los tutoriales, guías, exceso de ayuda y accesibilidad, los videojuegos se convertían en algo sencillo. Un videojuego es significativo cuando se convierte en un reto completado. Con Demon’s Souls, el primero de la saga, se recupera la euforia al completar un videojuego.

La encarnación de la dificultad

Pero no todo fue risas y júbilo: con ello vino la frustración y la dificultad encarnada. Si algo comparte los juegos de la saga Souls de From Software es su placer diabólico de hacernos sufrir. Y si algo compartimos los fieles seguidores es el sadomasoquismo de utilizar algo que nos genera displacer. Demon’s Souls, el primero de todos, redimensionó el significado de “volver a intentar” al morir en una partida.

Un lamentable inicio

Aunque el videojuego sería una revolución para el momento, estaba adelantado a su época. En el mercado japonés, principal espacio de comercialización, solo vendió 30.000 copias. No fue sino hasta un año después que ATLUS decidió venderlo y publicarlo en el mercado occidental. En sus primeras dos semanas vendió 100.000 copias, que luego subirían 1.8 millones de copias vendidas. Poco a poco fue ubicándose en el nicho de los jugadores de rol tanto en oriente como occidente.

El ascua de la adversidad que necesitaban los videojuegos

Hidetaka Miyazaki no es sino quién creó un nuevo género: los soulslike. Así como Miyamoto redimensionó los juegos plataformeros o Bungie los Shooter en primera persona. Miyazaki es un icono que abrió caminos y senderos para los nuevos desarrolladores. Al igual que un riachuelo que crece hasta convertirse en grandes fluviales, Miyazaki partió aguas con la saga souls de From Software.

En conclusión

En síntesis, nos podemos dar cuenta que para iniciar una saga, siempre hay que iniciar en algún momento. Hidetaka Miyazaki entró en From Software como un nómada, un “Hueco” que busca un lugar donde pertenecer. Su presencia fue una llama que revitalizó la saga souls de From Software, dando el inicio de una nueva era. Ahora como CEO de la compañía tiene intenciones de llevarlo a lo más alto, donde redoblan las campanas.

Deja un comentario

Completa la siguiente suma * Si el límite de tiempo se agota, recarga el CAPTCHA.