Pillars of Eternity II: Deadfire

Pillars of Eternity II: Deadfire es la segunda parte de Pillars of Eternity, el rol clásico de Obsidian, que tantas horas de juego nos dio. Tenemos una secuela directa, que nos sigue dando una propuesta de crea tu propia aventura y con múltiples elementos de fantasía. Analizamos esta genialidad.

Ficha técnica

  • Título: Pillars of Eternity II: Deadfire
  • Lanzamiento: 2018
  • Plataformas: PS4, Xbox 360, Origin, Windows, MAC, Linux
  • Género: Rol, combate por turnos, fantasía, dragones
  • Desarrollador: Obsidian
  • Jugadores: 1
  • Duración: 50-80 horas
  • Idioma: Teto en español, voces en inglés

Review de Pillars of Eternity II: Deadfire

Tenemos la segunda entrega que revolucionó el rol occidental de corte clásico, con cámara cenital. Fue un género que estaba abandonado desde principio de los 90. Estamos ante una segunda parte a la altura de las expectativa, ya que vuelve a simular el rol más clásico. Hay una continuidad de la historia, una secuela directa, donde se puede importar hasta la partida. Eso sí, por sí sólo se defiende muy bien, porque resumen a la perfección la aventura que hayas tenido previamente. La trama absorbe desde el primer momento, con personajes entrañables, conversaciones geniales y grandísimos giros de guión. Vuelve a haber mucho que leer, y cada línea se antoja interesante. Y hay multitud de opciones en todo momento, que cambian el destino. La suerte de los dados y la destreza influirá positivamente.

Gráficos y sonido de Pillars of Eternity II: Deadfire

El diseño artístico es una maravilla, con un diseño de personajes y criaturas fabuloso. El escenario es en 2D, y estos diseños en 3D, pero todo encaja a la perfección. La banda sonora es épica, que cuenta con algunos temas preciosos. Se han añadido voces a todos los diálogos, con un doblaje muy bueno en inglés. Por lástima no ha sido doblado al español, pero se compensa con una buena traducción. Gráficamente es muy similar a la precuela, pero añadiendo más opciones al ya de por sí basto universo.

Pillars of Eternity II: Deadfire

El contenido de esta joya del rol clásico occidental

El contenido secundario de Pillars of Eternity II: Deadfire tampoco queda atrás, ya que las complejas tramas de las misiones opcionales tienen una calidad a la altura. Hay muchos puzzles bien elaborados, las ciudades están muy vivas y cada personaje, por secundario que sea, tiene su propia historia. Muchas tramas, de misiones secundarias, se alargarán en el tiempo y ofrecerán un trasfondo más que interesante. También hay mucho que explorar, en especial elaboradas mazmorras, con sus complejas trampas y terribles criaturas.

La batallas por turnos, con mucha estrategia

Seguimos llevando un grupo de aventureros, cada uno con sus propias mecánicas. Las batallas mantienen la mecánica, siendo combate por turnos en el que se puede hacer una pausa táctica para elegir una buena estrategia. Aunque en esta segunda entrega se amplía el catálogo de opciones y herramientas, dándole así una mayor profundidad. Incluso se ha ganado personalización en los personajes, de forma que se pueden aprender habilidades de clases diferentes, aportando una mayor versatilidad. También hay más habilidades y hechizos por clase, enriqueciendo la progresión y las batallas. Aunque ahora el grupo pasa de 6 componentes a 5, que no afecta al equilibrio. Al contrario, gana un grado de estrategia al escoger el grupo. Y es que también ha mejorado la IA, que sube un punto de dificultad.

Pillars of Eternity II: Deadfire

La exploración naval

En Pillars of Eternity II: Deadfire se ha añadido un navío, permitiendo explorar mejor del juego. Casi se siente como un mundo abierto, ya que podemos explorar islas y rincones del mundo, fuera de la historia principal. Esto aporta más nivel a la aventura, ya que hay muchas opciones para mejorarlo y tiene un complejo sistema de mantenimiento. Pero, por contra, tiene unas tediosas batallas navales, en forma de aventura conversacional. Estos conflictos se vuelven repetitivos, hasta el punto de convertirse en una molesta que merece la pena esquivar. Se agradece el intento, pero esta fórmula de lucha no convence. A decir verdad es el único punto flaco del juego, y se puede perdonar a favor de una aventura extraordinaria.

Deja un comentario

Completa la siguiente suma * Si el límite de tiempo se agota, recarga el CAPTCHA.