Guía de Total War Warhammer III: El origen de todo

Construir una Guía completa de Total War: Warhammer III es una tarea titánica considerando la complejidad de esta saga. Pero aquí estamos: promocionando la guerra y procurando que la única conquista que no lograras será la de un trabajo. Este juego amerita concentración, tiempo y mucho de tu energía mental. Hacer la guerra nunca había sido tan divertido, violento y racialmente diverso. Aquí os presentamos esta guía.

Quinatesencia: Gratis en Steam

Retomando el Camino de Total War

Quienes vienen siguiendo la saga desde los inicios del 2000, puede que se haya hecho esta pregunta. Preguntarse ¿es el camino correcto? por allá en el 2016 del giro de Creative Assembly hacia los juegos de Warhammer. Lo que podría ser una mala idea al inicio, de hacer el giro hacia la fantasía espacial luego de la realidad medieval. Ver la serie alejarse del mundo real fue un golpe dura al inicio.

Creative Assembly: dioses de la estrategia en tiempo real

El tiempo y una sucesión de buenos videojuegos me han demostrado que estábamos muy, muy equivocados. El primer Total War: Warhammer se lanzó en 2016 y fue bastante bueno, aunque también un poco extraño. Siendo una incursión real del estudio en escenarios no históricos de Total War. El segundo, sin embargo, fue una revelación: Tan grande, fresco y divertido. Desde allí Warhammer nunca nos ha defraudado.

La Trinidad ha sido completada

Esta tercera entrada no solo se basa en el legado de esos dos primeros juegos, sino también en Three Kingdoms. El principal lanzamiento “histórico” que interrumpió los juegos de Warhammer. Three Kingdoms fue también el último gran esfuerzo de Creative Assembly en Total War. Se sintió como un matrimonio casi perfecto con las fortalezas más serias de la serie y sus excentricidades más recientes.

La perfección de la práctica

En muchos aspectos, una Guía de Total War: Warhammer III hace esto sin esfuerzo. En el sentido más inmediato, este es el Total War: Warhammer más grande hasta el momento. Es una entrega magnífica, explosiva y está repleto de amor (y tradición) de Warhammer. Incluso su tutorial también sirve como una precuela narrativa de los eventos del juego principal. Indiferentemente de tu nivel de habilidad en juegos de este estilo: es imprescindible.

¿De qué va la tercera entrega?

El juego final de Warhammer III funciona así: a intervalos periódicos en el juego se abren portales al Chaos Realm. Esto sucede por todo el mapa, y debes enviar tu mejor ejército a través de una dimensión a otra. Aquí los refuerzos y el reabastecimiento son difíciles, te enfrentarás a acertijos rudimentarios y/o peleas de jefes. Si tienes suerte regresarás diez turnos más tarde con el alma de un demonio.

Correr de aquí a allá

Mientras haces esto, todas las demás facciones también corren hacia los portales para obtener uno. Los ejércitos del Caos se abren paso a través de las grietas en tu lado del mapa. Corrompiendo el paisaje y encargándote que los derrotes, deberás usar tu ejército para lograrlo. Sea que los sacrifiques para un objetivo mayor o hacer grandes estrategias militares.

La gloria suprema: Warhammer III

El mapa de Immortal Empires para una Guía de Total War: Warhammer III es la gloria suprema de las trilogías. Sin lugar a dudas es la es la culminación de tres títulos separados, esperados y muy bien diseñados. Puede ser difícil saber con quién jugar o dónde ir, con tanto espacio para la expansión y la conquista. No puedes dejar ningún flanco ¿pretendes ser conquistado? Aquí en Warhammer es la guerra o la muerte.

Un mapa y un lore completo

El enorme mapa combinado abarca casi todo el mundo de fantasía de Warhammer conocido hasta ahora. Hay una plétora de razas, facciones y señores para elegir a tu disposición. Sin embargo, con tanta capacidad de reproducción y opciones surgen algunos problemas menores. El mapa tiene un tamaño que puede resultar desalentador, especialmente para los jugadores novicios. Nada que una Guía de Total War: Warhammer III no pueda solventar.

Es abrumador: de la mejor manera

Esta guía servirá para brindarle consejos de juego sobre la mejor manera de enfrentar los diversos desafíos en Immortal Empires. Ya sea completando con éxito su primera campaña o ajustando títulos o mapas anteriores. Estos fundamentos resultarán útiles para mejorar su éxito como conquistador de razas y reinos.

Importante saber

En esta página encontrarás consejos para principiantes de Total War Warhammer III. Algunos podrán serte útiles, otros podrán ser un estorbo según tu tipo de juego. Es importante saber que ganar en este juego no es simplemente matar y ya. La estrategia es fundamental. Por ello buscamos construir una guía lo suficientemente amplia y diversa para distintos estilos de juego. Algunos podrán ser útiles para jugadores nuevos o veteranos.

Total War: Warhammer III

La Guía de Total War: Warhammer III

Aquí nos pondremos bien quisquillosos y precisos. Esto es una guía muy larga de leer así que si queréis ser todos unos maestros en la guerra: léenos. Solo en lo relacionado al juego encontraremos 8 secciones donde abordaremos temas importantes. Luego haremos una dirigida a las facciones y razas, cada una con sus características. En la guerra cualquier factor afecta el juego. Por ello es importante hacer una pausa.

Índice general

Lo que nos espera en esta completa Guía de Total War: Warhammer III es lo siguiente. Aquí haremos énfasis en Lo Esencial. Las secciones son las siguientes:

  • Guía del Juego
    • Lo Esencial
    • Mapa de Campaña
    • Señores y Héroes
    • Componente Militar
    • Reino del Caos
    • Apéndice
  • Facciones y Razas
    • El Juego
    • Kislev
    • Slaanesh
    • Gran Catay
    • Ogros
    • Khorne
    • Demonios del Caos
    • Tzeentch
    • Nurgle

Lo esencial a aprender en Warhammer III

Primero haremos una guía para Principiantes, para poder iniciar a jugar. Sobre el mapa de campaña y los Señores o Héroes tendremos otra sección. Todo un apartado sobre el aspecto militar (unidades y enemigos). También algo sobre la composición del Reino del Caos y un Apéndice muy completo. También un apartado exclusivo para las facciones y razas.

Guía para Principiantes

Aquí expondremos las recomendaciones para una Guía de Total War: Warhammer III exclusiva para nuevos jugadores. Vamos a incluir muchas orientaciones para que tu primera partida no sea un infierno. Cabe destacar que la mayoría de estas orientaciones se perfeccionaran en la práctica. Sigue nuestros consejos pero no dejes de jugar para que le agarres el truquillo

Piensa detenidamente en la composición de tu ejército.

Infantería cuerpo a cuerpo, unidades a distancia, caballería: este es el conjunto más básico. Diferentes tipos de unidades tienen diferentes usos en la batalla. Por ejemplo, La caballería/los monstruos atacarán rápidamente la retaguardia/ flancos del enemigo. La infantería detendrá el ataque enemigo. Los arqueros y la artillería diezmarán al enemigo incluso antes de que te alcancen, etc. Cada

Divide tus ejércitos

En las últimas partes del juego es importante que logres dividir tus ejércitos en ofensivos y defensivos. En algún momento, tus fronteras serán tan grandes que querrás defenderlas y conquistar nuevas tierras al mismo tiempo. No hay una forma rápida de mover el ejército de un extremo al otro del mapa. La única opción es dejar algo para seguir defendiendo tu territorio.

«Refrescar» el ejército constantemente

A medida que adquiere nuevas tecnologías y construye nuevos edificios, intente «actualizar» sus unidades de vez en cuando. Las unidades que están en perfectas condiciones al comienzo del juego pueden no funcionar tan bien con el tiempo. También puede suceder que logres encontrar alternativas mucho mejores. No tenga miedo de cambiar algunas de sus unidades por otras nuevas.

No te olvides de la economía de tu ejército.

Recuerda que mantener un ejército cuesta dinero, y aceptar a cada nuevo señor aumenta tus gastos militares en un 1%. Este consejo es especialmente importante al principio cuando aún no estás involucrado en numerosas y grandes batallas. Por tanto, no entrenéis más ejércitos de los necesarios, a menos que los beneficios de la guerra superen los costes. Al principio parece que el dinero sobra, pero después verás las arcas vacías.

Tener al menos un héroe en cada ejército

Los ejércitos son administrados por Señores, pero los héroes pueden ser muy útiles. Estos últimos agregan bonificaciones para los soldados (dependiendo de su clase). Algunos acelerarán el reabastecimiento de pérdidas, otros entrenarán unidades, etc. Además, pueden lidiar con agentes enemigos que pueden debilitar tus tropas. Un Héroe puede poner la balanza a tu favor.

Fusionar provincias

El sistema de provincias se agregó en la serie Total War hace algún tiempo. La mayoría consisten en varias áreas más pequeñas: la capital y los asentamientos. Desafortunadamente, solo obtendrá el potencial de gestión completo después de conquistar toda la región. Luego de esto, procura en fusionarlas. Menos provincias bien fortificadas te garantizan que puedas perder y tener más unidad en tu ejército.

Usar grupos

Puedes agrupar tus unidades en el mapa de batalla. Esto te permite manejarlos más rápido durante una batalla. Los grupos son extremadamente útiles porque puedes seleccionar varias unidades con solo un clic. Esto es fundamental para una Guía de Total War: Warhammer III si quiere hacer a sus lectores los mejores en batalla.

No trates a la caballería como infantería regular.

La caballería es una unidad rápida que inflige el mayor daño mientras carga. Sus habilidades de combate disminuyen significativamente cuando se involucra en un combate cuerpo a cuerpo regular. Lo mejor es retirar tus tropas inmediatamente después del ataque, alejarlas y comenzar el ataque de nuevo, y así sucesivamente. Especialmente si se trata de una caballería de asalto. Ellas son ideales para atacar a los arqueros y la artillería.

Flanquear y atacar por la espalda

Intenta siempre tener algunas unidades rápidas en el ejército que puedan flanquear al enemigo o atacarlo por la espalda cuando esté luchando con tu infantería. No solo puedes infligir más daño al enemigo, sino que también debilitarás significativamente su voluntad de luchar: a nadie le gusta estar rodeado. Piensa inteligente y usa la Guía de Total War: Warhammer III para vencer en el campo de batalla.

Tómate tu tiempo para hacer el segundo ejército.

Cada campaña comienza con los mismos pasos: derrotar al ejército “A”, entrenar unidades, capturar asentamientos y, conquistar una provincia, etc. Una de las primeras tareas es también entrenar a otro ejército. Si lo haces antes, el juego no lo contará, tendrás que crear otro para completar el objetivo. Al principio, ciertamente no necesitas tres escuadrones.

No inicies guerras innecesarias

No serás Mahatma Gandhi, pero no debes luchar contra todas las naciones con las que te encuentres. El juego automáticamente hace que las naciones sean hostiles entre sí. Los reinos del Caos están en constante conflicto con los reinos humanos y élficos. Por ejemplo, cuando juegas como Kislev, puedes evitar de forma segura declarar la guerra a lo largo del juego.

Elegir sabiamente tus enemigos

Aun así luchar contra alguien y conquistar algo es posible. Por lo tanto, vale la pena elegir sabiamente los objetivos, aquellos que ya están «rojos», para evitar pelear en varios frentes. Es importante ver las ventajas y desventajas de esa batalla, así como los riesgos de un enemigo. A veces, por la sed de sangre, podemos enfrentarnos a nuestro rival que nos matará en poco tiempo.

Revisa tu inventario regularmente

La Guía de Total War: Warhammer III literalmente nos arroja varios elementos y compañeros. Obtienes equipo principalmente para batallas victoriosas y durante eventos aleatorios. Hay muchas peleas en el juego, por lo que nuestro inventario se llenará bastante rápido. Por lo tanto, vale la pena revisarlo de vez en cuando y equipar a tus héroes con ellos. No dejes que nada se pierda o se use incorrectamente: esta es la clave para ganar.

Piensa bien antes de desplegar tus tropas

A menudo puede ser tentador lanzarse a la batalla lo más rápido posible, omitiendo la parte de despliegue. Tómate tu tiempo y elige con cuidado dónde colocar tus unidades. La ubicación de tus tropas será muy importante, quizás incluso más que sus estadísticas. Recuerda que el enemigo lo tendrá más difícil si te ataca cuesta arriba y las unidades en los bosques permanecen ocultas hasta que el enemigo se acerque.

Cerrar grietas

Cada docena de turnos escucharás el rugido de Ursun, que abre las grietas hacia el reino de los dioses demoníacos. Estas fisuras hacen crecer la corrupción. Este es un gran problema para las facciones no relacionadas con el Caos, ya que provoca disturbios en sus provincias. Las naciones «malvadas» están en una situación un poco mejor ya que pueden ganar algo con la corrupción.

Grietas y dificultad

Sin embargo, como decíamos anteriormente, es un factor a tener en cuenta para la lucha. La lucha por la dominación entre los seguidores de diferentes dioses, nos hace pensar sobre cerrar o no. Vale la pena cerrar las brechas de otras facciones (porque hay diferentes tipos de corrupción). Hacerlo rápido es fundamental: un ejército enemigo puede emerger de las grietas. Esto puede ser un gran problema si tus tropas son “visitantes” del enemigo.

El Prólogo del Juego (Tutorial In Situ)

El prólogo es una nueva característica de la franquicia Total War. Es una mini campaña lineal que permite al jugador familiarizarse con la mecánica básica. El mapa en este modo es pequeño: contiene solo unos pocos asentamientos y facciones. Tu tarea es llegar a los siguientes puntos del mapa con tu ejército, luchar y conquistar los asentamientos.

El «Héroe» del prólogo.

Esta es una misión de tutorial típica que revela gradualmente más mecánicas al jugador. Este es un muy buen tutorial para las personas que no han jugado la serie Total War antes. Incluso, también para aquellos que han tenido un largo descanso de los juegos de Creative Assembly.

¿Demasiado fácil?

Desafortunadamente, el prólogo no será un desafío para los jugadores que hayan jugado los juegos anteriores de Total War. Sin embargo, aún vale la pena jugarlo, porque te presentará el trasfondo de la campaña principal. Aprenderás sobre los orígenes del príncipe del Caos y por qué muere Ursun, el dios oso.

La mejor facción Inicial

En esta página de la guía, aprenderás con qué facción es mejor comenzar a jugar Total War Warhammer III. Te presentamos dos facciones realmente fáciles de manejar, con conceptos sencillos y divertidos. Siempre podrás optar por la que te gusta más, la que vaya con tu personalidad. Pero si te estas introduciendo al género: échale un vistazo a esto.

Kislev

Kislev parece ser la mejor opción para tu primera aventura con Total War Warhammer III. Es una facción muy equilibrada: Tiene una infantería fuerte que puede resistir los ataques enemigos. Al mismo tiempo, la mayoría de las unidades también tienen arcos y pistolas. Esto los hace diezmar a las unidades enemigas incluso antes de que lleguen a ti. Por lo tanto, también pueden enfrentarse a unidades voladoras enemigas.

La que te recomienda el juego solo al comenzar

Además, Kislev tiene una caballería sólida, tanto a caballo como a lomos de osos. De esta manera, puedes realizar maniobras de flanqueo o atacar al enemigo por la espalda en muy poco tiempo. Además, las fuerzas de Kislev incluyen un poderoso oso elemental que domina el campo de batalla.

Posicionamiento privilegiado en el campo de batalla

Esta facción también tiene una posición inicial bastante buena. De hecho, durante mucho tiempo solo debes esperar que entren enemigos desde el norte. Más adelante en el juego, los vampiros del sur pueden convertirse en un pequeño problema, pero no deberían ser una gran amenaza.

¡Hasta tres Señores Legendarios!

Además, Kislev eventualmente puede tener hasta 3 señores legendarios en sus fuerzas (esto está relacionado con el progreso de la historia). Cada uno de ellos es una unidad poderosa con enormes bonificaciones por sí mismo. Por ello, los Kislev son la facción con más bonificaciones directas o indirectas en el juego. Sobre todo: para los principiantes.

Demonios del caos

Sin embargo, si eres un jugador experimentado y estás buscando una «aventura» con demonios, Kislev no es para ti. La facción Demonios del Caos será la mejor opción para ti, ya que combina todos los demás grupos demoníacos. Cuando juegas con ellos puedes sacrificar asentamientos a diferentes dioses, lo que te da acceso a sus edificios y unidades. Claro: siempre que tengas el nivel adecuado de devoción además de eso.

Usar distintas razas demoniacas

Esto significa que dentro de esta facción también probarás jugar a Khorn, Nurgle, Slaanesh y Tzeentch. Serás libre de componer tu propio ejército del caos de la forma más variada posible. Depende de ti si quieres tomar algo de cada deidad o dedicarte por completo a una. Haz tu facción la más equilibrada y ataca a tus enemigos con la diversidad racial del mismo averno.

Posicionamiento estratégico

La posición inicial de esta facción también es bastante conveniente. Comenzarás en una península controlada por devotos del Caos. Son fáciles de subyugar o hacer aliados. Después, puedes seguir adelante, ya sea hacia el este. ¿A dónde? hacia el naturalmente hostil Kislev, o hacia el sur a través del mar hacia los reinos de los humanos y los elfos.

Guía de Total War: Warhammer III

Victorias heroicas ¿Cómo conseguirlas?

Desde el principio, los juegos de Total War han evaluado el rendimiento y los logros de los jugadores en la batalla. Dependiendo de cómo lo hagas, puedes lograr diferentes niveles de victoria o derrota. La mejor opción posible para ganar la batalla es la victoria heroica.

Dificultad asegurada

Es muy difícil de lograr, eso sí. Primero, debes enfrentarte a un ejército más poderoso que el tuyo. No solo tiene que ganar contra él, sino que también debe sufrir la menor cantidad de pérdidas posible, lo que solo lo hace más difícil. No hay un plan para hacerlo. Mucho depende de la batalla y el terreno en el que te encuentres. Por supuesto, generalmente es más fácil sufrir pequeñas pérdidas e infligir un gran daño al enemigo en todas las batallas defensivas.

¿Cómo lograrlo?

La victoria heroica parece la más fácil de lograr obteniendo las almas de los príncipes demoníacos. Las olas enemigas prácticamente inundan al jugador, lo que le da al oponente una gran ventaja en números. Pero estos ataques vienen gradualmente, no simultáneamente.

Consejos

Puedes construir fortificaciones entre las olas y curar al ejército, lo que hace que la lucha en general sea un poco más fácil. Durante estas peleas también puedes invocar unidades adicionales que no cuentan para las pérdidas de tu propio ejército. Recuerde, sin embargo, enviarlos al combate más duro y salvar las unidades «reales».

En conclusión (hasta ahora)

Hemos concluido esta primera parte sobre lo esencial del juego. En la siguiente entrada tendremos los elementos faltantes de “Lo Esencial” de este juego. Pasando por los siguientes aspectos del juego, sus aspectos militares y culminando con las razas. No dejes de leernos si quieres convertirte en un verdadero maestro de la guerra.

  Angelus LLC: Servicios digitales para webmasters

Deja un comentario

Completa la siguiente suma * Si el límite de tiempo se agota, recarga el CAPTCHA.