Nota: 9.4

Diversión
Gráficos
Historia
Jugabilidad
Sonido
Innovación

The Legend of Zelda: Breath of the Wild es el juego de la serie publicado en 2017, el primero de Switch y uno de los mejores videojuegos de la historia. No revoluciona nada gráficamente, pero tiene un maravilloso diseño y un contenido brutal.

Serie: Zelda
Año: 2017
Generación: Novena generación
Disponible para: Switch, Wii U
Género: Acción, aventura, sandbox
Desarrollador: Nintendo
Editor: Nintendo
Texto: Español / español latino
Voces: Español / español latino
Duración: Mínimo 30-50 horas, máximo infinito
Jugadores: 1

[/vc_message]

Un punto de inflexión en la historia de los videojuegos

Estamos hablando de un juego innovador, que cambia todo lo que venía siendo habitual en Zelda, pero al mismo tiempo se siente la esencia mejor que nunca. El punto de inflexión es el mundo abierto, el diseño espectacular de Hyrule, la posibilidad de cambiar el escenario y cantidad de contenido. Esto significa que hay muchas más cosas por hacer que seguir la historia principal, tanto que llega a abrumar. Además hay sorpresas sobre sorpresas, al estilo de Skyrim. Es más, reinventa el género de mundo abierto. Muchos consideran que es el Zelda más grande de todos los tiempos. Al menos está a la altura de Ocarina of Times.

La mejor diversión

Ideal. Desde el primer momento tienes una libertad total para hacer lo que quieras. Puedes seguir la historia principal, explorar nuevos lugares, recolectar objetos… Además, si lo haces el juego te sabrá recompensar, porque cada rincón esconde un secreto o un arma que te vendrá genial en la aventura. El mundo de Hyrule es inmenso y cuidadosamente diseñado. Pero lo mejor de todo es que el mundo se siente muy vivo, al modificarse por los acontecimientos que vayan sucediendo. Por el camino encontrarás infinidad de sorpresas que te dejarán con la boca abierta. Y todas ellas tienen su explicación.

Gráficos medio-altos, pero diseño espectacular

Evidentemente, al ser animados, no son los mejores. De hecho, desde aquí pensamos que ese es un punto que podría haber destacado más, al salir para la nueva consola Nintendo Switch. Por ejemplo los fondos no están muy bien recreados. Sin embargo puede haber tantos elementos en pantalla, que a pesar de no tener los mejores gráficos, hay caídas de rendimiento muy importantes. Es por eso que lo recomendamos jugar sólo en Switch, y en modo portátil. ¿Fallo de la Switch?

The Legend of Zelda: Breath of the Wild

Eso sí, la falta de calidad gráfica se compensa con un diseño del mundo espectacular y un contenido brutal. Y todo ello con ciclos de noche y día, y climas dinámicos. ¡Cuidado con llevar objetos metálicos cuando hay tormenta!

Una historia sencilla, lo habitual

Este es el punto más bajo de The Legend of Zelda: Breath of the Wild. Lo es porque la historia es muy simple, a pesar de su cuidada narración. Este es otro aspecto que han rescatado del primer Zelda, pero pensamos que es un error. Si hubieran innovado con una narración mucho más profunda, estaríamos hablando de uno de los mejores juegos de todos los tiempos.

Jugabilidad brutal

Es lo mejor del juego. Se basa en Zelda de 1986, donde el jugador debe descubrir qué tiene que hacer al principio. Otro de los factores a tener en cuenta es que el personaje lo hace todo desde el principio: escalar, saltar, nadar, correr… Pero con la peculiaridad de que tu nivel depende de los objetos que utilices. Y estos objetos se desgastan, hasta que transcurrido un tiempo se rompen. El personaje mejora la vida y el vigor, ya que las condiciones ambientales le afectan. Durante los combates, si esquivas un golpe, dispones de una relentización del tiempo para poder golpear a tu enemigo.

Pero lo más brutal de la jugabilidad es que The Legend of Zelda: Breath of the Wild se puede jugar como cada jugador quiera. Hay tanto por hacer, tantas formas de avanzar y tantos resultados posibles, que de verdad entendemos el término sandbox. Por eso tiene tan buena jugabilidad: porque se adapta a ti.

Sonido ambiente real

Es impresionante. No hay música de fondo, todo se basa en en el sonido ambiental. Y menudo sonido. Desde escuchar piar a los pájaros, el viento chocando contra la vegetación o tus pasos sobre el terreno.

Mucha innovación a pesar de ser un Zelda

A pesar de tratarse de una nueva entrega de una saga mítica, ha roto los esquemas de los videojuegos. Hay un mundo gigante, un nuevo sistema de evolución del personaje, una narrativa diferente, los puzzles son ingenioso… The Legend of Zelda: Breath of the Wild es el videojuego más grande jamás diseñado. Perderse en Hyrule es lo mejor que te podría pasar. La mayoría de tesoros son armas accesorias que no necesitas para completar el juego, pero te ayudarán a pasártelo. Y todo ello con un nivel de dificultad nunca visto en los juegos de Zelda. Puedes ir a por acción, exploración, historia… ¿Qué prefieres hacer?

Conclusiones

The Legend of Zelda: Breath of the Wild es uno de los mejores juegos de todos los tiempos, pero con fallos garrafales: la historia, la estabilidad gráfica y no es un referente gráfico, a pesar de ser el primer videojuego de novena generación.

Lo mejor:

  • Cantidad y calidad de contenido.
  • El diseño y el detalle de Hyrule, pese a los gráficos animados.
  • El mundo cambiante. Todo interactúa con el escenario modificándolo.
  • Buena dificultad. Hay que jugarlo de forma inteligente.
  • Variedad de objetos inmensa, con posibilidad de combinarlos.
  • Nuevo sistema de puzzles, con soluciones alternativas.

Lo peor:

  • Problemas serios de rendimiento en modo sobremesa de la Switch y en la Wii U.
  • Sólo se puede guardar un punto de guardado.
  • Jefes finales por debajo del nivel ofrecido.
  • Historia simple y muy dispersa.
  • Las armas siempre se rompen y al final cansa.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario.
Escribe tu nombre

Completa la siguiente suma Si el límite de tiempo se agota, recarga el CAPTCHA.