Teclado-ratón y mando: ¿dos experiencias totalmente distintas?

116
Teclado-ratón y mando

Dark Souls, a parte de enseñarnos que hasta un PC de 3000€ puede ir a menos de 15 FPS, dejó claro que o lo jugabas con mando o estabas destinado a pasar un muy mal rato. Como el que pasé yo la primera vez que lo jugué porque no tenía uno. Veamos las diferencias entre teclado-ratón y mando.

Esto es un claro ejemplo de que el mando era un periférico objetivamente superior respecto al teclado y ratón, no solo por comodidad, sino porque la experiencia era radicalmente distinta.

De aquí pude sacar la pregunta de hasta qué punto afecta el uso de un control frente a otro al afrontar un juego. Empecemos.

Uno puede verse perdido a primeras de cambio cuando pasa de jugar de una consola (con sus dos gatillos, cuatro botones a cada lado y otros cuatro atrás, dos para cada dedo) a un PC (bueno, ya sabéis que el teclado tiene muchas teclas) y viceversa. Se está acostumbrado a un ritmo, a unos movimientos de dedos que respondan a un contacto. Pero de lo que yo vengo a hablar no es del cambio de control al videojuego, sino lo que el control cambia al videojuego. A veces para bien, a veces para mal.

Todos sabemos que uno es mejor para una experiencia que otra. Por ejemplo, la conducción con mando no es la misma que con teclado. Y aun así, tampoco es que hablemos de una diferencia abismal en cuanto a sensación de conducción se hable. Quiero decir es solamente mover un gatillo: para eso están los volantes (que un servidor ha tenido para su consola PS2 y es una experiencia la mar de interesante). Pero volvamos al teclado-ratón y mando.

Se conoce, se siente que un mando es más adecuado para los juegos en tercera persona. Y que en los juegos de primera persona van mejor con un ratón en la mano: mejor precisión, velocidad de giro, respuesta, control… y aun así no me vale. Doom se maneja bien con mando. He de decir que no lo he jugado, pero vídeos en Youtube muestran que es posible crear toda una matanza. Y sin la imperiosa necesidad de tener teclado y ratón.

A ver, que no estoy ciego: se puede notar un movimiento algo pesado y ortopédico. Sé perfectamente que hay montajes mejores donde se usa ratón. Pero la experiencia Doom sigue ahí, y usar mando o teclado y ratón no va a hacer que te pierdas nada. No se te va a exigir reflejos de infarto, por ejemplo. Ahora, vayamos al caso opuesto: Counter-Strike.

Counter-Strike es un juego que, ni por asomo, se le puede comparar controlarlo con mando a hacerlo con ratón. Son experiencias totalmente distintas: hablo de tiempos de reacción de milisegundos, de hacer giros de 180º para acabar con ese enemigo que tienes a tu espalda. Y algunos me dirán que Valve puso la función de hacer un giro rápido de esa cantidad de grados para esta misma situación. Pero no funciona siempre porque se puede dar el caso de que mientras gires el enemigo ha cambiado de posición. No puedes hacer nada mientras tu personaje gira. Mueres, te cabreas y tiras la consola por la ventana. Cuando con el ratón giras lo que te conviene y detener tu mira justo en la diana.

Aun con estas, la experiencia Counter-Strike no se arruina por hacer uso del mando. El ratón es mejor, sin duda. Es un cambio para bien, y entre jugadores con mandos. Una partida puede ser muy interesante de ver. Ahora bien, a la hora de enfrentar mando contra ratón ya no hay posible comparación.

Pero queda una pieza suelta que el ratón y teclado mancillan (repito, mancillan que no destruyen): Splinter Cell: Chaos Theory.

Como sabréis este juego de sigilo se centra, entre otros aspectos, en el movimiento: en especial su velocidad. Como también sabréis, el teclado no tiene forma de establecer una escala de intensidad: no es como que puedas apretar más o menos una tecla para generar un espectro de actividad. Es por ello mismo que los desarrolladores acuden a las teclas de shiftaltBloq Mayús cuando necesitan que su personaje camine, corra o acelere (ejemplo claro Metal Gear Solid V).

Tras este tour por nuestro teclado, pasemos al otro componente: el ratón.

Teclado-ratón y mandoLos de Ubisoft usaron la rueda del ratón para poder controlar la velocidad de Sam, que tiene sobre 4 velocidades: super-lento, lento, medio y rápido (tanto agachado como en pie). Y la experiencia es totalmente distinta. Mientras que con el ratón solo tienes que mover la rueda para ajustar la velocidad a como mejor te convenga, con el mando tienes que ganarte esa velocidad. Por tanto en estos casos la diferencia entre teclado-ratón y mando es evidente.

Lo diré así: pasar al lado de un guardia, que puede matarte en segundos, en un pasillo estrecho, pegado a la pared y por un suelo metálico que aumenta drásticamente el ruido de tus pasos, hace que mantener tu pulgar sobre el gatillo a una inclinación exacta durante Dios sabe cuánto tiempo no es fácil. Con ratón se da una diferencia que mancha la experiencia, haciéndolo todo más accesible. No hay esa presión de que el dedo se te canse y se te vayan los pies y parezcas que estés bailando un tablao por el ruido de tus pasos.

Pero vuelvo y reitero: todo lo que hemos visto hasta ahora son solo diferentes sensaciones que hacen que la experiencia cambie, en mayor o menor medida, pero que en ningún momento la arruinan. Las he pasado canutas en Splinter Cell, con y sin mando. En Counter-Strike el hecho de usar ratón no te hace ser un Dios imparable y en Doom. Cuando una habitación está llena de enemigos y con esa música a tope, lo último que piensas es en que estás usando un mando o un teclado: solo piensas en acabar con esos engendros del averno.

Por supuesto hay juegos como Heavy Rain que no pueden ser pensados para un teclado y ratón, ni un League of Legends Dota 2 para mandos. Pero son solo excepciones. En estos casos las diferencias entre teclado-ratón y mando no es posible.

Y con esto acabo: por suerte, para el PC y en extrañas circunstancias en consola, cabe que dichas plataformas tengan reconocimiento de otros periféricos. Hasta Valve ha intentado poner fin a esta disputa con su Steam Controller. Dicen que está bien pero que aún queda algo lejos de sentirse como un ratón. De forma que podamos disfrutar de los juegos como mejor nos vea (salvo Dark Souls: no toquéis ninguno con teclado y ratón, por vuestra salud mental). Estas son las diferencias entre teclado-ratón y mando.

No te pierdas:

Compartir
Damaro
Mi punto de inflexión de cara a los videojuegos creo que se dio de 2012 (muy reciente) hacia acá. Ya no veo un producto: veo una obra y, como tal, qué busca transmitir al público. ¿Será solo un buen rato? ¿será miedo? ¿será un mensaje filosófico trascendental más propio de Facebook que de Platón? La respuesta, o más bien un punto de vista, está aquí.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario.
Escribe tu nombre

Completa la siguiente suma Si el límite de tiempo se agota, recarga el CAPTCHA.